miércoles, 12 de octubre de 2016

12 de octubre, Día Mundial del Árbol



Los bosques son mucho más que madera, más de 1.600 millones de personas en los países más pobres del mundo sobreviven por los alimentos, los materiales, el agua o las medicinas que consiguen gracias a ellos.

Con motivo de celebrarse el Día Mundial del Árbol, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, hace un llamado a la conservación y protección de los bosques, como un recurso vital para el sostenimiento del planeta. 

El Día Mundial del Árbol, también llamado Día Forestal Mundial, fue inicialmente una recomendación del Congreso Forestal Mundial que se celebró en Roma en 1969. 

Esta recomendación fue aceptada por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en 1971. En Colombia, se celebra el Día Nacional del Árbol el 29 de abril, por decreto en 1941.

Los árboles son los mejores aliados, pues captan y recargan las fuentes de agua, liberan el oxígeno y capturan el dióxido de carbono. Por esa razón hay que promover una conciencia de protección, conservación y restauración de los bosques, haciendo un buen uso de los recursos naturales.

“Aprovechamos hoy la oportunidad para hacer la reflexión de los servicios que prestan los árboles ante situaciones ambientales que afectan a la humanidad, caso específico del calentamiento global y la disminución de la calidad y cantidad de agua, que día a día muestran sus efectos negativos para los seres humanos”, dijo el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Gabriel Vallejo López.

Hoy en día, la siembra de árboles simboliza otros elementos que están ligados a la planificación y al bienestar que el árbol y los ecosistemas urbanos deben proporcionar a los habitantes de las ciudades, bienestar que se genera a partir de una serie de servicios ambientales como la belleza paisajística, la regulación térmica y acústica, la regulación hídrica, la captura de CO2 y la emisión de O2 y la generación de hábitat, especialmente para la avifauna.

El tema de silvicultura urbana toma un papel relevante para el país hoy en día teniendo en cuenta que más del 70 % de la población colombiana se localiza en las ciudades y poblaciones, esta situación ha llevado al Ministerio a proponer un marco legal específico para este tema, que le dé el tratamiento que las particularidades de la silvicultura urbana requiere.

Desde el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible se está trabajando actualmente en la elaboración del decreto por medio del cual se reglamenta la Silvicultura Urbana en Colombia, el cual busca adoptar la guía para la elaboración del Censo de Arbolado Urbano que servirá como línea base para que los entes territoriales y autoridades ambientales elaboren sus Planes de Silvicultura Urbana, siendo este último la herramienta de planificación y gestión para el manejo del arbolado urbano municipal, distrital o metropolitano.

En el mundo en general y en lo que respecta a nuestro país el establecimiento y mantenimiento de los árboles debería ser una actividad permanente en el tiempo y no el producto de acciones dirigidas por las entidades del gobierno en los diferentes niveles y con acciones específicas como los mecanismos de desarrollo limpio, protección de cuencas hidrográficas.

La obligación de sembrar un árbol debería ser parte de cada uno de los seres humanos, como actividad innata que persigue perpetuar la vida misma. Así que, aprovechamos este día para invitar a todos los colombianos a participar voluntariamente, sembrando y manteniendo un árbol, como una forma de ayudar a frenar el deterioro de nuestro medio ambiente.

Cómo parte de los avances que se han ido logrando para promover la conservación de algunas especies de árboles del país, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible en asocio con el Instituto Amazónico Sinchi ha estado adelantando los planes de manejo de las especies Cedro (Cedrela odorata), Caoba (Swietenia macrophylla), Palorosa (Aniba rosaeodora), Abarco (Cariniana pyriformis) y el Canelo de los Andaquíes (Ocoteo quixos), en el territorio nacional, documentos en los que se han identificado una serie de acciones que se deben adelantar para lograr que se logre la conservación de las diferentes especies de árboles. 

Superficie  
114,17 millones de hectáreas de territorio continental 
98,80 millones de hectáreas de territorio marino.
212.97 millones de hectáreas total del territorio.
Superficie de bosques  61,06 millones de hectáreas que equivalen al 53,5% del territorio continental. Mapa de ecosistemas, continentales y marino costeros (2007)  

Índice de deforestación Según el IDEAM, 2010 el índice de deforestación anual es de 336 mil hectáreas de selva con vegetación nativa por causas como la expansión de la frontera agrícola, el uso de leña, la explotación maderera y la ocurrencia de incendios forestales, así como, la destrucción y fragmentación de hábitats en los diferentes ecosistemas colombianos, la invasión de especies foráneas y el tráfico ilegal de especies silvestres.  

Producción maderera 
3.4 millones de metros cúbicos. Cabe anotar que existen estimaciones que señalan que la tala ilegal en Colombia alcanza un 42% de la producción total de madera (Banco Mundial, 2006)

Importancia de los Bosques:
Regulan el ciclo del agua. Recogen y almacenan el agua, ayudan a evitar las inundaciones.
Protegen los suelos. Ayudan a controlar la erosión y a evitar derrumbes y deslizamientos.
Contribuyen a regular el clima. Reducen los efectos del cambio climático producido por el hombre.
Son la fuente de muchos recursos como madera, medicinas, alimentos, fibras y materiales de construcción.
Son territorio de vida para las comunidades que los habitan, cuyas prácticas tradicionales de manejo pueden contribuir a la conservación de estos bosques y selvas.
Son el hábitat de miles de especies de plantas, aves, mamíferos, reptiles y anfibios. Esto cobra especial importancia al ser Colombia un país de gran diversidad biológica, que ocupa entre el primero y cuarto lugar a nivel mundial en cuanto a número de especies.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO!