viernes, 14 de abril de 2017

14 de Abril – Día del Patinador





Este día recuerda la vida Lidwina, una niña nacida en una familia holandesa en el año 1380. Desde pequeña, la joven se vio atraída por la religión y rezaba permentemente ante la imagen de Nuestra Señora de Scheidam, la patrona local de la cual era devota.

Según cuenta la historia, durante el invierno del año 1395, la niña salió a patinar junto a unas amigas en los canales congelados del pueblo. Durante su actividad, Lidwina fue empujada, resbaló y cayó al hielo (otras versiones indican que la superficie era demasiado delgada,  se quebró y produjo la caída de la niña), en un confuso accidente que ocurrió con tal violencia  que la joven quebró una de sus costillas. Desde entonces, su vida iniciaría un martirio que duraría alrededor de 38 lamentables años.

Nadie en la Ciudad supo cómo curar las heridas de la menor quien, día tras día, comenzó a sufrir dolores cada vez más intensos. Padeció infecciones que rapidamente se le esparcieron por todo el cuerpo, lo que la obligó a permenecer en estado de inmovilidad durante el resto de su vida.

Quienes la conocieron en su enfermedad, indicaron que la niña, durante su sufrimiento, producía efectos milagrosos  desde su lecho  y, tras correrse el rumor,  comenzó a recibir numerosas visitas de habitantes de diferentes regiones del mundo.

Lidwina falleció un 14 de Abril de 1433, tras 38 años de sufrimiento. Un año después, se construyó una capilla sobre su tumba la que, en breve, se convirtió en un lugar de peregrinaje. En 1615, sus reliquias fueron trasladas a Bruselas (Bélgica), pero en 1871 fueron devueltas a su pueblo natal, Scheidam. Finalmente, el 14 de Marzo de 1890, el Papa León XIII puso sanción oficial de la Iglesia para declarar a Lidwina como la Santa Patrona de los patinadores de ruedas y hielo, enfermedades y sufrimiento.

En su recuerdo y honor, cada 14 de abril se celebra en todo el mundo el Día del Patinador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO!